opinión

banderas-americas

El dia de la ¿raza?

Un año más, los detractores de la colonización de América se rasgan las vestiduras.

La semana pasada se celebró el día de la raza, de la hispanidad, de la diversidad cultural u otras denominaciones con las que se conmemora el descubrimiento de América por Cristóbal Colón en 1492.

340925322_3700779060_b

La fanaticada se pasa a la política

Los hay que, como si fueran fans de un equipo de fútbol, defienden los colores de su partido político a muerte.

Para empezar aclararé que jamás he militado en un partido político, ni siquiera me he acercado nunca a una sede para enterarme de nada relacionado con su filosofía, pensamiento o propuestas.

ROSE-jump

Todo sobre el Festival de Artes Escénicas

Te recomendamos siete obras del Festival de Artes Escénicas para que no te pierdas entre tanto talento. Disfruta de ello en la calle y en los escena…

La séptima edición del Festival Internacional de Artes Escénicas FAE16 llega cargada de regalos después de dos años de espera.

72548

Con V de vendetta

El conocido ojo por ojo tiene sus variantes civilizadas y placenteras, aquí hacemos un repaso a los pros y contras de las feroces vendettas.

  Bueno, bueno, pasan los días y todo el mundo sigue hablando del episodio Lady Gaga-Leonardo di Caprio en los Globos de Oro.

SLIDER dr house everybody lies

El pensamiento positivo: callado estás más bonito

O por qué no siempre es bueno dar consejos a quien tiene un mal día.

Hoy me he levantado del lado alegre de la cama, he bajado los pies, he pegado tres saltitos con el derecho –eso lo he copiado de los jugadores de fútbol- , he cantado El barbero de Sevilla (¡Figaro, Fígaro, Fígaro!¡Bravo, bravissimo!) en la ducha, y luego he desayunado leyendo el periódico.

Apetitu

Sé saludable: quéjate

Esta es una lista de 20 cosas irritantes. Léelas y si tú también tienes las tuyas, queremos oirlas.

Quejarse es bueno, es saludable, es justo. Claro que sin pasarse, una cosa es aprender a decir basta, no me gusta, me molesta, me tiene harta/o y otra muy diferente es convertirte en el perpetuo disgustado, algo que a la larga resulta cargante.