Preguntar a una mujer si se masturba es casi como un insulto

Masturbación, sexualidad femenina, arte y poesía. Lola G charla con la artista plástica panameña Martanoemí Noriega.

Portada

 

Martanoemí es una mujer talentosa y  carismática que derrocha creatividad. Tiene, pese a su juventud, un discurso sólido y contundente. Hemos hablado con ella antes de la inauguración de su exposición en La Casona (Casco Antiguo final de calle 5ta), donde hasta el 10 de julio puedes ver algunas de sus obras inspiradas en el erotismo femenino.

– ¿Por qué surge esta exposición?
– Hace dos años estuve a una residencia de artistas en Cerro Punta,  Colección Drácula. Yo no quería pintar flores, prefería cosas más agresivas, pero acabé pintando orquídeas, me conquistaron. Las tácticas de seducción de las orquídeas superan los límites de su especie.

IMG_0010– ¿Qué hacen las orquídeas?
– Esta flor, si crece salvaje, crece hermosa. Medra independiente, maravillosa, donde le da la gana de crecer. Se ve grande, bonita, pero cuando la tomas y dices, bueno, yo te quiero llevar a mi casa, la cosa cambia. Si la trasplantas, pero no la cuidas exactamente como ella necesita, se muere.

– ¿Como las mujeres?
– Algunas no morimos, nos quedamos  y aguantamos (risas). Después de escuchar la historia de las orquídeas pensé que eso era lo que debería hacer en mi vida, desarrollarme libre y hermosa sin tener que estar diciendo “por favor trasplánteme a su casa”. Me parece muy sabio.

– La muestra, ¿habla de erotismo femenino en general o en particular?
– En particular. La exposición habla de un proceso muy personal mío, de una búsqueda para encontrar mi propio modelo de erotismo sin basarme en modelos ajenos. No hablo desde fuera, analizando lo que sienten otras mujeres, me gustaría hacer también algo así, sería interesante. Pero en esta colección lo que expreso es como vivo la sexualidad conmigo misma y con mi novio.

– ¿Por qué hablar de masturbación femenina sigue pareciendo algo raro?
– Ojalá fuera por prohibición, la droga está prohibida pero ahí está. Simplemente no está visibilizado como tema. No es una opción. Preguntar a una mujer si se masturba es como un insulto, es como preguntarle si se prostituye. No todas, pero la mayoría de panameñas te miran con cara de “¿no entiendo, por qué me preguntas eso?”. Los varones hablan de ello con naturalidad, deberíamos de hacer lo mismo.

– Sin educación sexual muchas niñas siguen sin tener ni idea cuando llegan a la edad adulta…
– Hay muchas mujeres adultas, con hijos, casadas de años, que nunca han cogido un espejito para verse el tontón. ¿Qué feo, no? Es una parte del cuerpo importante, como la nariz, las orejas… ¿por qué no prestarle atención? En el video promocional de la expo presento una viejita que descubre dónde está y cómo usarlo. Yo siento que lo descubrí tarde, pero luego me encontré con mujeres mayores que yo que no lo han descubierto aún, que creen que eso no se debe hacer y punto. Es triste no conocer una cosa tan maravillosa que puede dar tanto placer, puesto que está diseñada para eso.

 

 

– Entonces, en esta muestra no se habla ni de juventud ni de belleza, los dos cánones en torno a los que gira normalmente la sexualidad.
– Las exposiciones eróticas suelen exhibir desnudos. Para explicar lo que no se iban a encontrar en mi expo agarré un dibujo de una amiga desnuda sosteniendo un gato. Ella salía joven y bella… pero a mí no me resultaba excitante, no hablaba de mi erotismo, ni del de otras muchas. También hay una absurda tendencia a pensar que después de una edad algo se te bloquea en el cuerpo y ya no pasa más nada.

– ¿Mejor sin estereotipos?
– Nos venden una forma de ver el sexo ligado a unos estándares de tacones, los ligueros y las acrobacias. Yo antes veía el sexo como algo estresante. Cada cada mujer debe tener sus propios gustos y vivirlo a su manera.

– ¿Hay espacio para el hombre también en tus cuadros?
– Por su puesto, aparece por todas partes. Hay una parte de la muestra dedicada al pene. Aquí nadie odia a los hombres, les queremos, les deseamos, pero antes de recibirlos nos recibimos nosotras mismas, antes de invitarles a nuestro viaje nos exploramos nosotras. ¿Por qué te vas a comprar un mundo erótico que no es tuyo basado en estándares cuando puedes construir uno exclusivo para ti?

IMG_0021

– ¿Qué crees que piensan los hombres de que algunas mujeres no conozcan su cuerpo?
– Al comentar este asunto en talleres con varones, estos quedan sorprendidos. Que no conozcan su órgano sexual les parece algo raro, no lo entienden, ellos sí que se conocen, se masturban con normalidad y hablan de ello si es necesario;  aunque reconocen que se sentirían cohibidos si una mujer les dice: estoy muy estresada me voy a casa a hacer la paja.

– ¿Por qué ha llamado tanto la atención tu muestra en los medios de comunicación?
– Será por el tema. Yo he hecho más exposiciones y nunca me habían entrevistado tanto (sonríe).

– Sonrisa Vertical, ¿como el concurso de narrativa erótica?
– Si, la exposición tiene también mucho de literatura. Los versos y los relatos eróticos están presentes en mi obra. Les he robado el nombre porque me gusta, y además la palabra sonrisa me venía muy bien, porque yo me conecto al erotismo a través del juego y del humor. A mi no me funciona la parafernalia agresiva en el sexo, entiendo que haya gente a la que le guste pero a mí no me funciona. Es sexo es para festejar y divertirse, no es turbio como nos lo quieren vender, es motivo de celebración.

ARTICULOS

ARTICULOS

Compartir contenido ¡Compártelo con tus amigos!


Lola G.

Lola es dulce, es libre y sensual y, por las noches, ladra en el Casco a la luz de las velas. Le gusta escribir, provocar y hablar claro, pero cuidado, no la provoques demasiado que muerde.

Comentarios

2 comentarios en “Preguntar a una mujer si se masturba es casi como un insulto

Cuéntanos algo